Yoga

20.12.2017

Açò és ioga.

Açò és el que fa el ioga amb les persones.

Ioga és meditació. Ioga no és sols la postura que faig, ioga és filosofia. Ioga és estar dispost a canviar, a unir cos, ment i ànima. Ioga és com afronte el dia. Ioga és com em comporte amb les persones que m’envolten, amb la natura, amb els animals, amb tots els éssers vius i tots els éssers inanimats. Ioga és un estat d’observació constant. Ioga és un estat d’amor. Ioga és no jutjar. Ioga és estimar-me i estimar. Ioga és agrair. Ioga és donar i rebre. Ioga és inspirar i exhalar. Ioga és si i no. Ioga és ara i ací. Ioga és ser i estar. Ioga és transformació. Ioga és transmutació. Ioga és evolució.

12.12.2017

Yoga y 10k así como el que se toma un zumo de naranja al despertar. Cada vez que corro, siento, vivo, respiro. Cada vez que corro es como meditar. Respuestas y mucha tranquilidad. Cada vez un paso más allá. Cada vez cuesta menos lo que un día ni si quiera me llegué a plantear. Sin el yoga esos pasos no serían lo que son en la actualidad. Pasos conscientes, pasos valientes.

Seguir entrenando, seguir practicando. ¿Para qué? Para la vida. Porque la vida es un constante reto, es un constante precipicio, es una constante marea que viene y que va. Si yo me dejo arrastrar por ella, vamos mal, vamos muy mal. Pero si yo me mantengo firme como una montaña, puede llover, puede nevar, puede brillar el sol o puede soplar un vendaval. Si yo me mantengo fuerte, puedo contagiar mi valentía, puedo ser un faro al que siempre podrás regresar.

¿Cómo se consigue esto? Cuidando mi mente, mi cuerpo y mi alma. Es como un pack. ¿Y que los une? La respiración, mi respiración.

Si yo no estoy bien no puedo ayudar a los demás, así que el primer paso es cuidarme, quererme, respetarme. Y entonces puedo dar sin condición. Todos tenemos una fuente ilimitada que nos da fuerza, que nos da valor, que nos da amor, pero hay que cuidarla sin cesar, día y noche, noche y día.

Sigamos entrenando, sigamos practicando, sigamos respirando, sigamos contagiando.

¡Somos enormes, creamos en nosotros!

16.10.2017

 

¿Y quién dijo que porque a la playa de Benicàssim se le acababa el verano, a mi se me acababa el olor a mediterráneo?

¿Y quién dijo que yo no puedo? ¿Y quién dijo que si me caigo no me puedo levantar?

Probablemente yo misma me lo dije en algún momento, en algún lugar, en alguna yo temporal. Pero hoy se acabaron las excusas porque desaparecieron más miedos. Y cuando caen los miedos, se quitan los frenos. Y hoy, aquí en una mañana templada de otoño, escribo mi libro y mi historia. Hoy aquí en una mañana mediterraneamente salada disfruto de mi cuerpo y mi alma. Hoy aquí, en esta playa, sobre esta arena, disfruto de este proceso tan bonito, en el que estoy creando mi manera de trabajar, mi manera de vivir, mi manera de volar. Y no te lo puedo contar, porque no se cuenta, se vive. Y pronto lo podrás palpar, con tus ojos, con tus manos, con tus verdes pestañas cristal.

Hoy he intentando que la cámara me grabara en las posturas de equilibrio en que he caído y me he reído, he bailado y he sentido. Pero la cámara no ha querido mirar, ha preferido que esos momentos solo fueran míos y de un mar sideral. Así que comparto con vosotros/as un trocito de lo que sí ha querido grabar y que me parece que transmite mi calma y mi paz. Transmite mi conexión con la naturaleza y mi naturaleza.

Muchas cosas que contar, pero nada más que decir.

Gracias yoga,

Gracias vida,

Gracias Tierra y Mar.

 

1.08.2017

 

Aladín volaba encima de una alfombra entre nubes y canciones. Yo vuelo encima de una esterilla, llamada Fénix, hacia el lugar donde me encuentro y me conozco cada día un poco más. El lugar donde solo se puede ir si estas dispuesto a afrontar miedos, a gritar en silencio, a quitar capas, a llorar, a sentir dolor… El lugar donde aprendo a no huir de mis propios demonios, el lugar donde aprendo a soltar. El lugar donde si no me rindo, encuentro magia mucha magia, mi Magia. El lugar donde se encuentra una fuente ilimitada de amor. El lugar donde ya no hay prisa. El lugar donde soy sin miedo a ser.

Un lugar lleno de lágrimas, risas, decisiones, aceptación, escucha, comprensión, silencio, sanación, voz, canto, expresión, meditación, yoga, amor, coherencia, GRATITUD.

Gracias por tener ese lugar donde crezco, evoluciono y agradezco al mundo poder formar parte de él. Gracias por todos estos años de crecimiento interior. Gracias por ayudarme a amarme y cuidarme. Gracias por poder llevarme este amor a todos los demás lugares de mi vida. Gracias por encontrar la energía divina. Gracias por conectarme más a las personas y a las cosas. Gracias por poder apreciar cada detalle de mi vida.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.


12.04.2017

¡Madre mía que contenta y emocionada me he puesto hoy en mi práctica diaria! He conseguido realizar la postura del Arco hacia arriba, Urdhva Dhanurasa en sánscrito. (Urdhva= hacia arriba Dhanurasana= arco). ¡Qué sensación más mágica y poderosa!

¿Por qué es tan gratificante para mi haber realizado esta postura? Porque le tenia un miedo horrible, llevo practicando yoga desde hace 5 años y las primeras veces que probé a realizarla fueron en mis clases de Ashtanga Yoga con Jana en Valencia. Sabía que lo que más me limitaba era el miedo a subir, porque era algo totalmente nuevo para mi.  Muchas veces en las clases que impartía de tenis y de actividades deportivas veía a niñas haciendo esta postura como si nada y las admiraba, siempre les decía que igual que yo les enseñaba tenis, ellas tendrían que enseñarme a hacer esa postura. Ahora entiendo porque disfrutaban tanto, se extiende toda la parte posterior de la espalda, la cadera, lo brazos, los cuádriceps, el pecho, el abdomen… es un placer y un juego a la vez.

Hoy no pretendía realizar esta postura en mi esterilla, simplemente me he dejado llevar y algo interior me ha dicho que probara, cuando me he dado cuenta estaba arriba con la cabeza hacia abajo y con una sonrisa enorme dibujada en mi rostro. Esto me ha hecho querer grabarlo para corregir mis hombros y ver lo que había conseguido y poder luego compartirlo en mi rinconcito del blog dedicado al yoga. Y que bonito ver que al descubrir que podía subir, me ha dado fuerzas para bajar y volver a subir tantas veces como quisiera.

¿Que aprendizaje me llevo de hoy? El respeto por los ritmos de aprendizaje, el gran poder de cada vez escuchar más mi cuerpo y mi interior, el confiar en mi misma, el saber que se puede llegar a un nuevo destino incluso cuando no sabes que estas caminando hacia él. Qué todo lo que hago me sirve, que toda chispa de luz va acumulándose en mi interior y cada vez puedo ir brillando más por dentro y por fuera. Que cada postura me va dando fuerzas para alcanzar nuevas posturas y todo ello se ve reflejado en todos los aspectos de mi vida, porque el yoga no es solo lo que hago en mi esterilla, es todo lo que soy dentro y fuera de ella.

Gracia vida por estos grandes aprendizajes y sensaciones.

Gracias Fénix por acompañarme en este caminar hacia mi interior, que es caminar hacia la verdad universal.

Gracias por poder jugar, descubrirme, probar, caer, levantarme y brillar.

Gracias yoga, gracias por aparecer en mi vida y poder ayudarme a apreciar el poder de mi cuerpo, mi alma y mi mente unidas.

Gracias por mi paz interior.

Amo mi vida y me amo a mi misma al igual que amo a cada ser que aparece en mi vida. Gracias por poder ser amor y sentirme tan llena.

Namasté


5.04.2017

Gracias por despertar y tener a mi lado un ser maravilloso que camina junto a mi en esta aventura del vivir.

Gracias por el desayuno con una familia mágica.

Gracias por mi paseo sintiendo cada paso y cada sonido de la naturaleza. Gracias por mis pies, por permitirme avanzar.

Gracias por el ratito tocando el piano. Gracias por mis manos y mis dedos que permiten que eso sea posible entre muchas otras cosas.

Gracias por el yoga, por mi cuerpo, por mi respiración,. Gracias por el sonido de la lluvia, los segundos de sol sobre mi piel y por Missi que ha querido hacer yoga conmigo regalándome todo su cariño.

Gracias por poder valorar cada detalle de mi vida. Eso es yoga para mi.

Soy y tengo todo lo necesario para ser feliz.

Me siento llena.

Gracias vida.


3.02.2017

Yoga es unión y unión es compartir. Ya sea compartir tu alma con tu cuerpo, tu cuerpo con tu mente o todas ellas con alguien más.

Esta semana he podido compartir mi práctica con dos personas muy especiales. Me siento realmente afortunada de que hayan aparecido en mi vida y poder compartir yoga y meditación con ellas. Me siento afortunada de tener personas que viven trabajando por ser ellas mismas, ser sin miedos, ser sin juicios, ser con conciencia plena. Me siento afortunada de poder caminar a su lado y crecer día a día desde la aceptación y el amor. Caminar a su lado, es caminar hacia la verdad.

Gracias por aparecer en mi vida y permitirme entrar en la vuestra. Gracias por abrirme vuestros brazos y vuestro corazón de par en par. Gracias por dejarme ver lo más puro de vuestro ser, a través de vuestra mirada.

De mi práctica de hoy voy a destacar y compartir tres cosas:

  1. Tadasana o postura de la montaña. Esta postura que aparentemente puede parecer fácil e insignificante, hoy más que nunca me ha regalado su poder, se ha aliado a mi, me he aliado a ella. Me he sentido reconfortada con su grandeza. Me he recordado que soy montaña, que soy firmeza. Que puedo mantenerme firme en mis decisiones y ser fiel a mi ser.
  2. Durante la práctica, han ido calando en mi aprendizajes que han estallado delante de mis narices esta mañana. He empezado a sentir después de mucho tiempo que estaba preparada para afrontar la invertida sobre cabeza. He conseguido subir sin paredes. Si caía volvía a intentarlo visualizando todas las cosas que quiero conseguir y las que he conseguido. Cada vez sentía más poder en mi abdomen. Podía sentir la energía en mis pupilas. No he llegado a estirar completamente las piernas arriba, las he mantenido flexionadas, y estoy contenta de lo que he conseguido. Es un proceso y estoy en él sin rendirme, permitiéndome espacios, tiempo y escucha.
  3. Gratitud en savasana o postura del cadáver. Finalmente, en savasana he sentido mucha gratitud. De repente me he podido ver a mi misma nombrando una a una, personas de mi vida y regalándoles un gracias lleno de amor.

Esto es yoga para mi.

Gracias.

Sat Nam


30.12.2016

Yoga en las alturas

Esto es lo único que necesito cuando todas mis necesidades básicas están cubiertas: A mí, a la naturaleza y a seres mágicos que valoran cada pequeño detalle que el mundo nos regala. Seres con quien compartir lo que ve mi corazón, lo que siente mi alma. Seres que me permiten ser libre, me permiten silencios y se los permiten a ellos mismos. Seres que escuchan su cuerpo y su ritmo, y me permiten escuchar el mío y el suyo. Gracias seres mágicos, gracias por aparecer en mi vida.

Hoy os muestro que veían mis ojos en la postura del pez (Matsyasana). He sentido que estaba en el borde del mundo. He sentido que por un momento estaba viendo la tierra desde el universo. Le he ganado un pulso a la gravedad. He visto el mundo al revés, como el título de la primera historia con la que gané un premio de escritura en el colegio.

Gracias vida por la infinitud, por sentir el poder de los no límites.

Yoga no es la postura. Yoga es quien eres y qué sientes mientras estas en ella, y qué sientes y quién eres después de hacerla. Yoga eres tú conectado a tu cuerpo y a tu respiración. Yoga es vida, es conexión, es escucha, yoga es comprensión, es introspección, es paz, es amor, es equilibrio… es unión.

¿Por qué estar bien a secas, cuando puedes estar supercalifrastilisticoespialidoso y quedarte sin palabras por lo lleno que te sientes?