💫Sólo caricias, sólo palabras de amor.💫

Durante toda mi vida he querido destapar todo el potencial que hay en mí, a base de tirones, de exigencias, de enfados, de sprints… 🌟Ahora, ya no quiero más de eso, ya no quiero llegar a ningún sitio. Solo quiero estar aquí conmigo, sentirme, mirarme, mimarme, amarme, respirarme, abrazarme.💛😊 Sólo quiero acariciar cada diminuto pedazo de mi ser con toda mi delicadeza y suavidad, mientras observo sin prisa y con toda mi atención como se abren todas las flores que forman mi alma.🌻 Es una apertura silenciosa, sigilosa, misteriosa, divina, mágica. 💫🐚Es un milagro detrás de otro, es una banda sonora hecha de mí.🐦🌈

🙏🙏Gracias, gracias, gracias. Me amo, amo mi universo, mi mundo, mi centro. Me siento taaan afortunada, gracias infinitas Vida. GRACIAS por mi proceso, gracias por todos mis cambios.🙏🙏🌺

Caterina


Gratitud para desayunar, comer y cenar.💫🌟🌷

#MAMovimiento 
🌷Composición 2
🌷8/9

🙏”Es con gratitud como la vida se vuelve rica” -Dietrich Bonhoefer-🙏

Y eso es lo que os deseo, gratitud para cada comida que compartáis estos días, deseo gratitud en todos los ámbitos de vuestras vidas, y deseo que sintáis esa gratitud hasta en vuestras pestañas.😊🌈 ¡Os quiero! 💛Gracias por existir. Somos uno🌎🌍🌏🌷🍃 ¡Felices fiestas mundo!🙏

Caterina

Últimamente la gente que me rodea y me conoce, me está recalcando mucho que he perdido peso. No creáis que se trata de un cambio extremo, simplemente se trata de quizás un kilo o un kilo y medio. Yo sé porqué he perdido peso, no ha sido forzado, no ha sido buscado directamente, simplemente ha llegado el fin de una etapa. Ha llegado el fin de una etapa de ocho años, en los que Ansiedad ha sido mi compañera de viaje junto con su chef Trastorno de alimentación. Y me siento bien, siento que me he quitado peso emocional, espiritual y físico. Me amo y confío en mí más que nunca.

Creedme si os digo que la pérdida de peso ha sido gracias a la aceptación absoluta de mí misma después de millones de tormentas. Y como toda gran tormenta, o quizás podríamos decir huracán Caterina, ha llegado la calma, una calma proporcional a todo ese tiempo de viaje hacía mi interior. Un viaje en el que he hecho las paces conmigo misma y con mis padres, les he perdonado y me he perdonado, les he agradecido que me dieran la vida y con ello he agradecido a todo mi linaje familiar todo lo que han vivido y todo lo que son. Ya que en este viaje llamado Vida, nunca estamos solos, el pasado nos acompaña junto al presente y el futuro, y depende de nosotros abrazarlos y unirlos a todos para crear un baile mucho más armónico.

Yo me he atrevido a entrar en un tobogán sin luces en dirección hacía abajo, muy abajo, hasta llegar a mi oscuridad más extrema, y he conocido a mis monstruos. Al principio los odiaba, giraba la cabeza, tapaba mis ojos con mis manos y no quería verles porque me asustaban de una manera loca. Pero al final entendí que si no los miro se hacen más grandes para llamar mi atención, para contarme lo que realmente son, para ayudarme a crecer, porque al final son amigos, sí, los monstruos, nuestros miedos más grandes son nuestros mejores amigos. Son sinceros y leales como nadie, y nos quieren, quieren vernos evolucionar. Yo decidí escucharles, decidí mirar directamente a sus monstruosos ojos, y vi paz, revelación, amor. Yo les había convertido en monstruos y yo les convertí en belleza, en silencio, en un mar lleno de estrellas.

Gracias Monstruos, os quiero.

Caterina

PD: Os dejo un artículo de Sergi Mateo sobre el crecimiento del bambú, quizás he crecido como el bambú todos estos años y ahora por fin me vas a ver, porque yo me veo y me quiero ver. https://sergimateo.com/reflexion-crecimiento-bambu-japones/

Llevo un mes muy extraño, pero supongo que no es raro cuando publicas un libro donde te desnudas completamente y compartes un baño de emociones con todas aquellas personas que deciden sumergirse en él. Salir de dentro hacia afuera es todo un proceso, primero vino la decisión de poner fecha de nacimiento, luego la acción y toneladas de más decisiones al editar el libro acabando las ilustraciones, retocando comas, faltas de ortografía, colores, diseño… Y no creas que todo comenzó el día que sentada con Raquel delante de mi mesa de creación me comprometí conmigo misma y el dia 1 de Junio, todo viene de mucho antes. Viene de muy atrás, cuando un día decidí empezar un blog llamado susurro de luz, un susurro que soplando soplando me ayudó a mostrar un pedacito de lo que guardaba mi alma. Ese blog se fue transformando en una yo con ganas de compartir mi arte, mi baile, mi escritura, mis emociones, mis aventuras… ese blog fue un espejo donde mirarme y crecer, un oasis donde descubrirme y descubrirte el mundo a través de mis ojos y mi corazón. Entre tanto, hubo clases de canto y baile, hubo una actuación y un escenario, sola, emocionada y muerta de miedo al mismo tiempo, hubo amores y desamores, apegos y desapegos, hubo tenis y lo que no era tenis, hubo canciones y distancia y pasión mucha pasión, hubo viajes y más música, hubo playa, mar y mensajes sin botella, hubo desnudos y más baile, hubo energía y canalizaciones, hubo colores y arcoiris alrededor de mi cuerpo, hubo yoga y meditación, hubo personas, muchísimas personas, hubo separaciones y reconexiones, hubo sueños cumplidos y vuelos sin raíces… ¿Y aún quiero no sentirme extraña? Hay tanto que asimilar, hay tanto que dejar crecer, hay tantas semillas deseando ver la luz, mi luz, que a veces nubla y asusta. Pero el camino ya está hecho, solo hay que seguir andando, y yo quiero seguir andando. Veo y siento tanta luz que creo que por primera vez voy a dejar que salga sin frenos, sin control y que sea lo que tenga que ser.

Cada libro, para mí, es sagrado. Quizás podrías etiquetarme como lenta, pero es un lento puro, es un lento cargado de significado. Hay días que no puedo firmar libros, porque regalar palabras es regalarte parte de lo que soy y tengo, y no doy nada que no tenga, sería falso. Por eso, hoy que siento ese inicio de recarga de luz interna, de nuevo puedo dejar sonrisas y lágrimas en la entrada a mi mundo, en tu entrada a mi mundo. Porque cada persona que cogéis mi libro, me estáis cogiendo entre vuestras manos, es un abrazo silencioso, un abrazo sigiloso y lo siento y quizás lo sientas. Me llena que te llegue, valoro tu caricia y valoro mi trabajo.

Gracias,

Caterina

 

¿Será casualidad que por todos lados veo creación?

¿Será casualidad que por todos lados veo ilusión?

¿Será casualidad que por todos lados veo ganas?

¿Será casualidad que por todos lados veo personas bonitas y valientes?

¿Será casualidad que por todos lados veo apertura?

¿Será casualidad que por todos lados veo amor?

¿Será casualidad que por todos lados veo magia?

IMG_4617

¿O será que todos somos uno?

¿O será que veo lo que soy?

¿O será que nos ha picado la mosca de ser y creer en nosotros?

Que sea lo que sea, que yo sé lo que veo. Que yo sé lo que siento. ¡Y que bonito, que alegría, que plenitud, que gratitud! Sigamos, sigamos, sigamos, al ritmo que necesitemos, pero sigamos.

Gracias, gracias, gracias

Caterina