IMG_20181108_141152_135

 

 

 

Cuando la moda pasa a ser un lenguaje que mi cuerpo quiere usar para contar las historias que mi alma vive, entiendo que empiezo a entender un poco más el mundo, descubro que acepto un grado más mi sociedad.

Quizás sí en otra vida viví en una tribu lejos de la gran ciudad, pero aquí se habla otro idioma, un idioma que comienzo a saborear.

Sí en otros lugares mueren de hambre, luchan por razones que ni siquiera recuerdan, y las preocupaciones se simplifican sin esfuerzo y con facilidad. Pero aquí hay otros retos, que si supero quizá me permitan algún día equilibrar balanzas, y como mariposa hacer que el efecto se propague a una gran velocidad.

#midiariopersonal

Caterina.

 

*Últimamente muy inspirada por @andreaamoretti y muy emocionada por el vídeo que comparto a continuación de Stasia Savasuk. Cómo de importante es sentirse equilibrado con nuestro interior y nuestro exterior. Lo he comprobado esta semana sumergiéndome en mi armario y soltando lo que ya no concuerda con mi identidad. Está siendo toda una aventura.

20181106_142933

Solía dar media vuelta cuando algo no me gustaba. Solía dar media vuelta física o virtual al encontrar un conflicto en frente del cristal.

He aprendido tanto, he crecido tanto… Que un día elegí quedarme cuando mis pies querían salir corriendo, elegí quedarme cuando mis pensamientos me volvían loca queriendo ganar, elegí quedarme cuando mi orgullo quería saber más que mi verdadero yo, elegí quedarme una y otra vez y tejí un disfraz con súper poderes para que cada vez costara menos mantenerme firme y decir: Aquí me quiero quedar, aunque sople el viento o venga un vendaval.

#6.11.2018 #midiariopersonal

Caterina

 

 

 

 

IMG_20181103_041516

Hui celebre continuar, continuar a pesar de tots “els peròs”, a pesar de tots “es ques”, a pesar de tots els “i sis”.

Hui celebre tindre persones que han estat, estan i sé que estaran.

Hui celebre veure com passa el temps, com res és permanent i què bonic és observar i assaborir els canvis. Què bonic és veure brillar els ulls de la gent que estime compartint les seues superacions. Superacions que mai són prou menudes per a ser celebrades. Superacions que omplin l’ànima.

Hui celebre poder escoltar les vostres paraules, i compartir les vostres risses.

Hui celebre escoltar el batec dels vostres cors ballant amb el meu.

Hui celebre elegir cuidar-me, sentir-me, retrobar-me.

Hui celebre perquè sí, perquè vull, perquè m’estime i per tant estime al món sencer.

Gràcies, gràcies i més gràcies!
Sóc tan afortunada, som tan afortunats, que sols sentint eixa abundància farà que la nostra màgia recórrega el món sencer. I pot ser algú que te fred per uns instants sentirà calor, algú que té fam s’omplirà d’amor i algú que està perdut trobarà allà dins, molt dins un lloc anomenat Casa.

Caterina

Bienvenida a mi hogar,

Tanto tiempo huyendo… que convencer al universo de lo contrario llevó su otro tiempo. Pero de pronto siento como las semillas de quedarse, de sentirse, de afrotarse van creando nuevas conexiones neuronales, y me tengo, me tengo como nunca antes me había tenido.

¿Que de qué huía? Por lo visto solo hay una cosa de la que se huye, la verdadera huída era de mí misma. No es que me mirara al espejo y que saliera disparada, bueno pensándolo mejor puede que sí. Quizás no salía corriendo al ver mi rostro en el espejo  del baño (al menos no siempre, y no de manera tan literal), pero sí de los otros muchos espejos que se me iban cruzando por la vida llamados situaciones, personas, contextos, colores, emociones, conflictos… Así que como he dicho, puede que haya tenido muchas formas la huída, pero la raíz, la verdadera respuesta tenía un solo nombre: Caterina. 

Llegar a casa ha costado, ha sido largo el camino, o quizás no, quizás solo ha durado un segundo, depende de con que perspectiva miremos el tiempo. Pero he llegado, y esta vez hay un fuego precioso calentando mi alma, unas flores encima de la mesa que huelen a vida, hay gratitud para desayudar, comer y cenar, y hay amor dibujando cada presente que respiro.

Gracias Sabiduría por guiarme, gracias por reconectarme con mi coraje y valentía, gracias por no dejar que me rindiera.

Me amo y me acepto completamente.

Caterina.

#mirándome, #explorándome, #sintiéndome, #habitandome, #amándome

IMG_9226

¿Por qué será que las ideas más locas se nos ocurren en momentos de desesperación?

¿Por qué será que los momentos más duros para nuestras almas son los que más fuerza nos dan para hacer algo que nos asusta o quizás hasta nos aterroriza?

A veces, y solo a veces a mí… Eso de respirar de manera consciente no me sirve para nada.

¿Sabes lo que me sirve? Dejar que salga todo el sufrimiento a chorro de dentro a fuera. Ponerme los cascos a todo volumen y sentir, sentir todo lo que duele, para que me rompa por completo y así con todos los trozos esparcidos empezar un nuevo baile, un baile que me encaje, un baile que le encaje a esta nueva yo.

Llevo un mes muy extraño, pero supongo que no es raro cuando publicas un libro donde te desnudas completamente y compartes un baño de emociones con todas aquellas personas que deciden sumergirse en él. Salir de dentro hacia afuera es todo un proceso, primero vino la decisión de poner fecha de nacimiento, luego la acción y toneladas de más decisiones al editar el libro acabando las ilustraciones, retocando comas, faltas de ortografía, colores, diseño… Y no creas que todo comenzó el día que sentada con Raquel delante de mi mesa de creación me comprometí conmigo misma y el dia 1 de Junio, todo viene de mucho antes. Viene de muy atrás, cuando un día decidí empezar un blog llamado susurro de luz, un susurro que soplando soplando me ayudó a mostrar un pedacito de lo que guardaba mi alma. Ese blog se fue transformando en una yo con ganas de compartir mi arte, mi baile, mi escritura, mis emociones, mis aventuras… ese blog fue un espejo donde mirarme y crecer, un oasis donde descubrirme y descubrirte el mundo a través de mis ojos y mi corazón. Entre tanto, hubo clases de canto y baile, hubo una actuación y un escenario, sola, emocionada y muerta de miedo al mismo tiempo, hubo amores y desamores, apegos y desapegos, hubo tenis y lo que no era tenis, hubo canciones y distancia y pasión mucha pasión, hubo viajes y más música, hubo playa, mar y mensajes sin botella, hubo desnudos y más baile, hubo energía y canalizaciones, hubo colores y arcoiris alrededor de mi cuerpo, hubo yoga y meditación, hubo personas, muchísimas personas, hubo separaciones y reconexiones, hubo sueños cumplidos y vuelos sin raíces… ¿Y aún quiero no sentirme extraña? Hay tanto que asimilar, hay tanto que dejar crecer, hay tantas semillas deseando ver la luz, mi luz, que a veces nubla y asusta. Pero el camino ya está hecho, solo hay que seguir andando, y yo quiero seguir andando. Veo y siento tanta luz que creo que por primera vez voy a dejar que salga sin frenos, sin control y que sea lo que tenga que ser.

Cada libro, para mí, es sagrado. Quizás podrías etiquetarme como lenta, pero es un lento puro, es un lento cargado de significado. Hay días que no puedo firmar libros, porque regalar palabras es regalarte parte de lo que soy y tengo, y no doy nada que no tenga, sería falso. Por eso, hoy que siento ese inicio de recarga de luz interna, de nuevo puedo dejar sonrisas y lágrimas en la entrada a mi mundo, en tu entrada a mi mundo. Porque cada persona que cogéis mi libro, me estáis cogiendo entre vuestras manos, es un abrazo silencioso, un abrazo sigiloso y lo siento y quizás lo sientas. Me llena que te llegue, valoro tu caricia y valoro mi trabajo.

Gracias,

Caterina