💫Sólo caricias, sólo palabras de amor.💫

Durante toda mi vida he querido destapar todo el potencial que hay en mí, a base de tirones, de exigencias, de enfados, de sprints… 🌟Ahora, ya no quiero más de eso, ya no quiero llegar a ningún sitio. Solo quiero estar aquí conmigo, sentirme, mirarme, mimarme, amarme, respirarme, abrazarme.💛😊 Sólo quiero acariciar cada diminuto pedazo de mi ser con toda mi delicadeza y suavidad, mientras observo sin prisa y con toda mi atención como se abren todas las flores que forman mi alma.🌻 Es una apertura silenciosa, sigilosa, misteriosa, divina, mágica. 💫🐚Es un milagro detrás de otro, es una banda sonora hecha de mí.🐦🌈

🙏🙏Gracias, gracias, gracias. Me amo, amo mi universo, mi mundo, mi centro. Me siento taaan afortunada, gracias infinitas Vida. GRACIAS por mi proceso, gracias por todos mis cambios.🙏🙏🌺

Caterina

Tres años han pasado desde que el arte de mi amigo Elvio capturo mi esencia en esta foto. Gracias Elvio. Gracias Paula.

Así como mi sonrisa hacía de sol en medio de la tormenta que estallaba en mi interior, las luces de la calle iluminaban la oscuridad de la noche de Morella. Una vela, en un fondo oscuro que nunca dejó de alumbrar mientras yo construía mi camino, me hacía de guía. Un camino lleno de flores de todos los colores. Había y hay girasoles, muchos girasoles que me susurraban al oído donde se encontraba mi sol cuando las nubes cubrían de nuevo mi corazón. Un camino que abrí tejiendo mis cicatrices con arcoiris hechos de lágrimas y amor.

El camino se ha convertido en un río de fuego, un río de mi fuego. El camino es incierto para mi razón, pero un paseo en barca para mi alma. Amo mi camino. Un camino lleno de fe, pasión y amor. Un camino que construyo a cada segundo, que pinto en cada presente.

Gracias por mi camino, gracias por mi fe, gracias por mi despertar, gracias por mi transformación, gracias por todas mis decisiones, gracias por todos mis procesos, gracias por mi valentía, gracias por mi autenticidad y mi pureza. Gracias por mi nombre, gracias por ser Caterina, gracias por ser.




🌟💚Yo soy mi medicina.💚🌟

🌈Haciendo yoga y chi kung sano mi cuerpo.
🙏Meditando ordeno y entreno mi mente.
🙌Bailando permito que mi alma hable.
📝Escribiendo suelto los pensamientos que dentro se estancan y elijo las palabras que crean mi vida.
🎨Pintando dejo que hable mi diosa interior y que me cuente como están mis mundos subterráneos.
🎶Cantando permito la expresión de todo mi ser.
🍃Respirando vuelvo al presente y a casa una y otra vez.
💛Amando aprendo a perdonar, a soltar, a no juzgar y a iluminar cada paso que doy para que ilumine a cada ser que quiera contagiarse de mi luz. 💫🙏😊


💚#MAMovimiento
💚Composición 5
💚2/9


¿Y tú? ¿Qué herramientas usas en tu día a día para conectar contigo y vivir en vez de sobrevivir? ¿Qué haces para cuidar tu mente, tu alma y tu cuerpo?


#yosoy#somos#medicina#misherramientas#vida#amor#corazón#anahata#sanación

Caterina.

 

Llora, llora, llora tanto como puedas, de tus lágrimas infinitas saldrá el Sol que anida en tu interior.

Llora, llora, llora tanto como puedas, con tu agua salada despertarán flores dormidas.

Llora, llora, llora tanto como puedas, desgarra tu alma sin miedo y siente todo tu dolor.

DesAhógame llanto sagrado.

DesAhógame de la rabia, de la impotencia, de la oscuridad de mi pecho y del nudo de mi estómago.

DesAhógame llanto sincero, deja salir el sufrimiento.

Ahogada en mi rabia no sigo. Me permito llorar tantas veces como lo necesito, con tanta intensidad como la tormenta requiera.

Si miras mis lágrimas y no intentas pararme, quizás salgan tus tormentas a flote y solo así nuestro espíritu vivirá libre, volará lejos, respirará viento sincero.

Mis lágrimas no son solo mías, sé que lloro tanto porqué lloro por los que no se atreven a llorar, por todos los que reprimen su llanto por miedo al que dirán, por todos los que la coraza les aprieta tanto que ya no saben ni cómo la pueden desabrochar. Piensan que reprimiendo consiguen ganar, pero otros sufren su pena, y ellos creyendo que empujan la oscuridad, la aferran contra sus pechos sin ninguna posibilidad.

Solo soltando seremos libres, solo dejando surgir lo que necesita salir viviremos en Verdad.

Dios me regaló este don, el don de ser un canal, un canal abierto, tan abierto que nadie lo puede cerrar, ni siquiera yo cuando mi estómago quema y no puedo casi ni caminar. Dios me regaló este don para poder respirar por los que no respiran y sanar por los que no sienten que necesitan sanar. Dios me permitió ser yo, y yo poco a poco voy aprendiendo a ser sin justificar lo que soy.

Todos somos canal. ¿El tuyo como está?

Cuando veas a alguien llorar no intentes parar su llanto, nunca pares lo que algo más sabio que tú y que yo permitió. Cuando me veas llorar nunca pares mi llanto. Siéntate a mi lado y mira la belleza de mis lágrimas a mi rostro acariciando. Qué no te asuste su tormento, te están regalando un milagro, te están sanando sin contártelo.

Cuando me veas llorar no sufras por mí, únete a mi llanto, siente mi tristeza, mi rabia o mi impotencia y siente como todo fluye si eres de sangre valiente. Siéntate a mi lado y respira. Sin prisa sé solo presencia y no interrumpas el flujo de la lluvia que ha terminado con la larga sequía, la lluvia que anhelaban mis bosques y mis desiertos de noches.

Cuando me veas llorar siéntete afortunado. Cuando me veas llorar siéntete afortunada porque estoy abierta en canal, estoy abierta de par en par. Agradece lo sagrado de mi llanto desolado y no intentes que me sienta bien, porque no hay mejor cura que mi alma desnuda.

Cuando veas a alguien llorar, sé valiente y encuentra en el silencio tu hogar. Desahógate con su compañía y nunca interrumpas lo que la naturaleza inicia. Cuando me veas llorar, recuerda que estoy bien, que llorar me sana, me quita la pena bailando, así que no pares mi llanto, nunca pares mi llanto. Recuerda una vez más: siempre déjame llorar.

Durante mucho tiempo me castigaba a mi misma de manera inconsciente por llorar tanto, me castigaba por llorar más que las personas que me rodeaban, y por tanto el llanto se alargaba y se unía con la ansiedad, porque luchaba contra mi emoción. Cuando nos resistimos a algo, realmente nos estamos aferrando a ello. Poco a poco fui entendiendo la necesidad de aceptar mi llanto, y el regalo que supone poder expresar mis emociones con mis lágrimas con tanta facilidad. Esto me permitió aceptar mi llanto, con esta aceptación entendí su papel en mi vida y la importancia de este. De esta aceptación vivo distinto el llorar y lo veo como un regalo de la vida tanto cuando ocurre en mi ser como cuando alguien se permite llorar en mi presencia. Es un milagro y lo acepto con los brazos abiertos. Dejando en libertad mi llanto este siempre consigue limpiar todo aquello que tapa mi Sol interior y de ahí nace mi arcoiris. Un arcoiris que es un reflejo de aceptación y unión de todo mi ser manifestando el amor incondicional hacia mí y hacia el mundo entero.

Me permito llorar, gracias por los ciclos de la vida. Gracias por ser una ninja de las emociones, gracias por ser un ser de luz, gracias por atreverme a sentir con mis mil sentidos una y otra vez. Gracias Dios, gracias Maestros ascendidos, gracias, gracias, gracias. Gracias por siempre estar a mi lado incluso cuando la mente no me deja sentir con claridad. Gracias por regalarme el don de las palabras, de la comunicación, de la expresión artística, de la inteligencia corporal, gracias, gracias, gracias. Gracias por saber y aceptar que estos dones tienen un precio vital, y que todo es para mi evolución y la evolución de todos los implicados. Gracias, gracias, gracias. Te amo, te amo, te amo.

Caterina

“…¿qué pasa cuando el profesional no se sitúa o no se ha situado nunca en el otro lado, cuando nunca ha ocupado el lugar del paciente, cuando no ha expuesto ante otro sus miedos, sus cuitas, sus peregrinaciones por el mundo de lo onírico, sus deseos, sus neurosis e incluso sus delirios más ocultos? Salvo en algunas contadas excepciones, porque siempre las hay, el resultado es un mal profesional, simplemente, porque es incapaz de empatizar con sus pacientes. Estar al otro lado, aunque sea de forma simbólica, siempre ayuda a establecer una relación terapéutica y a fortalecer el frágil vínculo entre profesional y persona afectada, porque te permite conocer la importancia de poderse doblar ante el deseo de una demanda, a flexibilizar las certezas que sostienen una estructura que en el fondo, por muy reforzada que esté por conocimientos, cálculos, estadísticas, estudios, a la postre resulta tan frágil como la de cualquier paciente. Pura materia de derribo, porque la guerra siempre es por dentro.” -El escritofrénico. Un tratado sobre la curación de la psicosis de Raúl Velasco Sánchez.-

Hoy tenía un examen de psicopatología, no me he presentado, ni si quiera he mirado a que hora era. No porque no tenga capacidad, ni haya estudiado, ni tema suspender o algo parecido… la razón va mucho más allá. En cambio, me he levantado a las siete y he visto amanecer en la playa con Vitra, una perrita que junto a su dueño me están salvando sin saberlo. Y ahora estoy acabando de leer este libro, el cuál paradójicamente compré al autor en una de sus charlas en la UJI hará dos años y  que este me firmó de la siguiente forma:

“Para Caterina con afecto. Espero que estas escritofrenias te gusten más que la psicopatología.” 

Este año he disfrutado de psicopatología por primera vez, no porque crea todo lo que me han contando, sino porque al revés, he podido ver en los profesores esas ganas de transmitirnos que les escuchemos pero que seamos críticos.  Gracias Helena, gracias Carlos, gracias Azucena.

De nuevo estoy en un punto de inflexión en mi vida, donde la historia* se repite para que yo una vez más tome decisiones que me hagan más libre. Aunque las decisiones parezcan las mismas, yo soy distinta (obviamente no a ojos de quien no quieran ver más allá de lo superficial). Poco a poco voy entendiendo de qué va todo este bucle, y la verdad que es un gran regalo de la vida. Va de que llevo toda mi vida con una dependencia emocional a los demás pegada a los hombros*, intentando ser “normal” dentro de una sociedad en la que nadie lo es pero muchos lo aparentan, intentando hacer cosas que sean “seguras” para que los demás se queden tranquilos porque no se sienten cómodos ante la inseguridad de no poder controlar y protegerme, intentando mimetizarme con el entorno para gustar y que me quieran, y por tanto dejando que los demás sean los capitanes de mi barco, haciéndoles igual de esclavos que a mí misma. Poco a poco todo esto se ha ido haciendo más y más sutil, ya que hace tiempo que pude entrever estas pequeñas verdades de mi vida, pero poco a poco no es que las vea, sino que mi conocimiento tan certero de estas no me deja mirar a otro lado y seguir como si nada sin hacerme daño a mí misma.

No soy esquizofrénica y tengo dudas de la definición de esta etiqueta, pero entiendo perfectamente cada palabra con la que Marcos describe su mundo. Porqué yo también me he considerado una loca, por no saber que hacer con mis emociones y con mi evolución humana, por estar cerca de personas y sentir sus enfermedades en mi cuerpo, por ver el aura que nos envuelve, por tocar a personas y sentir cosas de otros que ya han muerto. Pero ya te digo que poco a poco, me va dando igual lo que pienses y lo que piensen de mí, porque voy entendiendo mi camino y eso reconforta más que cualquier palabra de aprobación hacia mi persona.

No he estado nunca encerrada en ningún psiquiátrico pero sí dentro de una jaula horrible llamada Culpa por atreverme a mirar la oscuridad de mi interior y caminar a tientas y a borrones por un mundo en el que no todos se atreven a mirar dentro.  

Me he sentido al igual que Marcos castigada por una sociedad que alaba lo concreto y  apalea lo abstracto.

Sí, el cambio está en mí, pero está bien ser sincera con una misma y sacar estas verdades a la luz, por si alguien que decide leerme puede entrever verdades parecidas en su vida, y quizás le den fuerza para tomar decisiones más acordes a lo que realmente su alma le pide y anhela.

Volviendo al párrafo de Marcos, la verdad que siento igual como él que el que no ha vivido los estragos de la oscuridad y no se ha atrevido a romperse por la mitad no tiene la capacidad de acompañar al otro sin hacerlo sentir enfermo, ya que no ha experimentado el poder de la aceptación sin condición, de la observación sin juicios, de permitir el llanto sin freno y de soltar sin hilos. He ido cinco/seis años de mi vida a una psicóloga, y le estoy muy agradecida, pero llegó un momento que descubrí completamente que ya no me servía. La verdadera medicina soy yo misma, un día tuve un sueño en el que me decía a mí misma: Caterina la verdadera medicina es caminar y respirar, y al levantarme así lo hice, respiré y me fui a la montaña a caminar. Otras veces mi medicina es esto, lo que estoy haciendo justo ahora, escribir, otras veces es pintar, otras es bailar, otras es meditar, otras es hacer yoga, otras es escuchar, otras es el silencio conmigo o con alguien con quien mis silencios están llenos de belleza, otras es acariciar a un animal, otras es acariciarme a mí misma, otras es acariciar a otra persona, otras es simplemente sentarme delante del mar, otras es gritar y otras cantar. Hay muy buenos profesionales en el mundo, pero para mí los verdaderos profesionales de la salud de nuestro corazón, son todas las personas que se atreven a vivir, aprender y amar a pesar de todas las consecuencias que eso conlleve como puede ser nuestro gran enemigo el sufrimiento, el cual hace tiempo decidí pasarlo al bando de los súper amigos al igual que la oscuridad y el miedo.

Desde hace ocho años mi camino lo han iluminado muchas personas, todas ellas grandes maestros y maestras de mi camino del crecimiento personal, de la espiritualidad, la fe, las emociones, la inteligencia corporal y la respiración. Y esas personas van desde una limpiadora en la calle, una limpiadora de los baños de un hotel, pasando por profesores de instituto, de yoga, de meditación, de reiki, de universidad, familia, amigos, amigas… hasta una religiosa, un libro, una pintura, una película o una ola del mar. Pero la maestra más grande que he tenido y siempre tendré soy yo misma escuchando a la vida, desenvolviendo todos los dones que Dios me ha regalado y valorando todo lo que soy y todo lo que tengo prestado en esta vida terrenal.

Pido fuerza para dar ese paso que he estado preparando durante tanto tiempo, ese paso que me lleve a la independencia emocional y poder así liberarme y liberar a todo aquel que esté atado a mí por un amor ilusorio, porque el amor de verdad no ata, sino que empuja y limpia las alas para que no pesen y puedan volar y acariciar el aire. Desde esa libertad sé que puedo amar sin condiciones y seguir descubriéndome y descubriendo al mundo. Gracias por la fuerza, gracias por la valentía, gracias por todo aquello que necesite para seguir adelante llena de paz, amor y fe.

Gracias, gracias, gracias.

Con cariño y respeto,

Caterina

1* Desde mi punto de vista, esta repetición pasa a nivel micro y a nivel macro, a nivel filogenético y a nivel ontogenético a todos los seres humanos y a las sociedades sean conscientes o no, hasta que aprendemos la lección.

2*Ligada claramente a la dependencia por tanto económica. Te puedo explicar con más detalle si te resuena esta relación.

Acabé el año con La chica que no sabía arrodillarse y comienzo el año con El bosque sabe tu nombre. Dos historias, dos vidas, dos mujeres, dos “E” y dos caras de una misma moneda. Con Etty descubrí y acepté con más intensidad mi conversación interna con Dios y con el mundo. Con Estrella me llevo la fuerza para dar pasos firmes sin que las opiniones de los que no saben mi verdad me tambaleen fuera del verdadero camino de mi alma. Aún necesito que sus ojos llenos de fuego y de bosque se integren en mí, pero sé que lo voy a conseguir. Y quizás que el lobo consiga acabar de engullir mis dudas.

Gracias Etty, gracias Daniel Camarero, gracias Eulalia.

Gracias Estrella, Alaitz Leceaga, Gracias Ana.

Caterina.

¿Sabes lo preciosas que son nuestras curvas? ¿Te has parado a mirar la belleza que hay en cada milímetro de estas?💓

Puedes empaparte de mis palabras, mi arte y mis fotografías en mi página de facebook Caterina Colomer Osca, en mi página web www.caterinacolomerosca.com y/o en mi instagram @caterinacolomer

Puedes bañarte de mi alma comprando mi libro en Cel Anterior. Centre Oriental de Salut i Benestar, o pidiéndomelo directamente a mí, en 2019 se abrirán más puntos de venta, os iré informando. Os agradecería vuestro apoyo porque este libro aparte de darme alas para poder seguir creando proyectos que considero que pueden iluminar vuestras almas, también colabora con un fin social, por cada libro vendido un euro va para Aguafa Associació Guadassuar Alzheimer.

¿Sabes por qué escribo, por qué pinto o por qué creo cualquier cosa que se me ocurre en mi día a día? Para canalizar todas las emociones que siento con tanta intensidad, para ser cada día una persona con más amor, amor que se transforma de cada paso que doy, de cada momento de sufrimiento, de cada lágrima, de cada sonrisa, de cada mirada, de cada momento de luz. Creo Arte porque soy Arte, somos Arte. Creo porque me salvo con cada palabra que escribo, con cada color que pinto. Y si hay un pedazo de mí que se sana, hay un pedazo de ti que se sana, que evoluciona. Somos uno. Y el único camino real es hacia dentro, solo de esa profundidad saldrá como un manantial sin fin toda nuestra grandeza. Me amo y te amo. Gracias mundo. Gracias a ti que me lees por existir, gracias por ser parte de la telaraña que me sostiene en este mundo misterioso y lleno de aventuras.

Sigamos soñando, sigamos creando. “Caterina Colomer Osca” -Meditaciones de un alma en movimiento.

#MAMovimiento

Caterina.🙏