Cada libro, para mí, es sagrado.

Llevo un mes muy extraño, pero supongo que no es raro cuando publicas un libro donde te desnudas completamente y compartes un baño de emociones con todas aquellas personas que deciden sumergirse en él. Salir de dentro hacia afuera es todo un proceso, primero vino la decisión de poner fecha de nacimiento, luego la acción y toneladas de más decisiones al editar el libro acabando las ilustraciones, retocando comas, faltas de ortografía, colores, diseño… Y no creas que todo comenzó el día que sentada con Raquel delante de mi mesa de creación me comprometí conmigo misma y el dia 1 de Junio, todo viene de mucho antes. Viene de muy atrás, cuando un día decidí empezar un blog llamado susurro de luz, un susurro que soplando soplando me ayudó a mostrar un pedacito de lo que guardaba mi alma. Ese blog se fue transformando en una yo con ganas de compartir mi arte, mi baile, mi escritura, mis emociones, mis aventuras… ese blog fue un espejo donde mirarme y crecer, un oasis donde descubrirme y descubrirte el mundo a través de mis ojos y mi corazón. Entre tanto, hubo clases de canto y baile, hubo una actuación y un escenario, sola, emocionada y muerta de miedo al mismo tiempo, hubo amores y desamores, apegos y desapegos, hubo tenis y lo que no era tenis, hubo canciones y distancia y pasión mucha pasión, hubo viajes y más música, hubo playa, mar y mensajes sin botella, hubo desnudos y más baile, hubo energía y canalizaciones, hubo colores y arcoiris alrededor de mi cuerpo, hubo yoga y meditación, hubo personas, muchísimas personas, hubo separaciones y reconexiones, hubo sueños cumplidos y vuelos sin raíces… ¿Y aún quiero no sentirme extraña? Hay tanto que asimilar, hay tanto que dejar crecer, hay tantas semillas deseando ver la luz, mi luz, que a veces nubla y asusta. Pero el camino ya está hecho, solo hay que seguir andando, y yo quiero seguir andando. Veo y siento tanta luz que creo que por primera vez voy a dejar que salga sin frenos, sin control y que sea lo que tenga que ser.

Cada libro, para mí, es sagrado. Quizás podrías etiquetarme como lenta, pero es un lento puro, es un lento cargado de significado. Hay días que no puedo firmar libros, porque regalar palabras es regalarte parte de lo que soy y tengo, y no doy nada que no tenga, sería falso. Por eso, hoy que siento ese inicio de recarga de luz interna, de nuevo puedo dejar sonrisas y lágrimas en la entrada a mi mundo, en tu entrada a mi mundo. Porque cada persona que cogéis mi libro, me estáis cogiendo entre vuestras manos, es un abrazo silencioso, un abrazo sigiloso y lo siento y quizás lo sientas. Me llena que te llegue, valoro tu caricia y valoro mi trabajo.

Gracias,

Caterina

 

One Reply to “Cada libro, para mí, es sagrado.”

  1. Sigue siendo así de especial, de transparente y de luchadora. Estoy muy feliz por ti, porque alcances tus metas y tus sueños, no sabes que orgullosa me siento.
    Eres luz, eres brillo y eres vida.
    Me muero por leer tu libro, por leer tus pensamientos, por leerte a ti.
    Te quiero Cat

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.