Oye mar

img_20170207_142300052

¿Qué es meditar?

¿Qué es yoga?

Para mi, es lo mismo. Cuando medito, estoy haciendo yoga. Cuando hago yoga estoy meditando.

¿Qué es meditar?

¿Qué es yoga?

Respirar. Escuchar mi respiración. La tuya. La nuestra. La de todos. La del todo. Escuchar mi ritmo. El tuyo. El nuestro. El de todos. El del todo. Aceptar el momento. Conectar con mi cuerpo. Con el tuyo. Con el nuestro. Conciencia. Conexión.


img_20170209_005246

Ayer estaba dando una clase de yoga al aire libre y escuché su llamada. ¿La llamada de quién? Del mar. Al mar le da igual que sea verano que invierno, sabe que si estoy abierta a escuchar, puede llamarme cuando quiera.

El sol acariciando mis piernas casi desnudas en un día caluroso de invierno. El calor penetrando en mis huesos, atravesando cada capa que recubre mi ser, llegando a mi alma. Y esa incesante llamada que escucho como un canto en mi interior. Es el canto, mi canto, el nuestro, el de todos. La vida sabe que ahora escucho con mis mil sentidos, con mis siete cuerpos, sabe que puede hablar conmigo sin usar palabras. El mar canta y yo a diez kilómetros de distancia le escucho. Voy a su encuentro. Le sonrío al sol, guardo la esterilla de yoga en el coche, subo. Un pie, el otro pie. Me siento. Respiro. Agradezco cada parte que lo forma y que permite que pueda moverse, y yo con él.

Busco la llave. La acerco al punto de contacto. Siento como mis dedos recubren la llave, la acarician y despacio la hacen girar. Está vivo, siento su energía, se fusiona con la mía. Deslizo mi pie hacia el embrague, acerco la mano para poner primera. Siento el poder. Empezamos a movernos. Sé donde voy.

Última rotonda. Intermitente. Derecha. Sigo. Recto. Derecha. Suavemente voy frenando. Paro. Sonrío. Estoy aquí. Apago el coche. Puerta, mano, siento, estiro, abro. El sol de nuevo en mi piel, esta vez con sabor a mar.

Me quito los zapatos, los dejo en el coche. Siento la temperatura del suelo, y avanzo hacia la arena.

Un. Dos. Tres. Soy arena.

Camino despacio, observo la olas, escucho su canto. He llegado. Me acerco a la orilla, apoyo mi mochila en la arena. Abrazo mi cuerpo y empiezo a quitarle capas. Una camiseta, dos camisetas. Veo mi piel. Mi ombligo sonríe, siente mi libertad, nuestra libertad. Top. De nuevo libres. Cada vez les cuesta más estar encerradas entre barreras de algodón y poliéster. Les gusta ser ojos, les gusta ser boca, les gusta ser, les gusta estar. Mis manos son nubes en mis caderas, mi pantalón lluvia, mis pies raíces. La lluvia moja la arena. Y yo, sin restos de humedad, sigo mi camino.

Un paso

Dos

Tres.

La veo, se acerca. Mis pies submarinos, quieren viajar.

Un. Dos. Tres.

Pantorillas.

Inspiro. Un. Dos. Tres

Espiro. Un. Dos. Tres

Rodillas.

Suspiro. Respiro

Mis manos tocan el agua, y mojan mis muslos. Mis manos acarician mi espalda. Mis manos mojadas, mojan mi pecho. Mis manos heladas besan mi cuello.

Un. Dos. Tres.

Inspiro.

Espiro.

Caderas.

Se entrecorta mi respiración, y yo consciente inspiro. Espiro.

Mis manos mojadas acarician mis hombros. Mis manos pinceles, pintan mi pelo color agua.

Inspiro.

Espiro.

Soy luz, soy calor, soy amor, soy estrella, soy energía.

El calor empieza a salir de mi interior. Reaviva mi llama.

¡Grito! Grito bien alto. Estoy viva, muy viva. Llena muy llena.

Nubes, montañas, horizonte, azul.

Una ola. Es la ola. Me sumerjo.

Viva. Muy viva.

Otra ola. La ola pequeña me ha preparado para la grande. Confiar, Arriesgar.

Confío.

Inspiro

Un. Dos. Tres. Cuatro

Espiro

Un. Dos. Tres. Cuatro

Renacer

Poco a poco llego a la orilla, y dejo que esta vez el sol me abrace, que sea él quien me caliente. Que sea mi fuego y su fuego. Que se sumen las llamas.

Canto. Ahora yo canto. Oye mar escúchame, somos agua tú y yo. Somos amor.

Gracias por tanta belleza, gracias por estar despierta, gracias por la infinidad.

Caterina.


Gràcies P per recordar-me que si escolte la meua respiració mentre m’endinse en les profunditats de l’abundància, aconseguisc seguir avant, medite, renaixc. Sóc meditació. Gràcies.

Gracias C por ser parte de la canción de Oye mar y por ser una causalidad tan tan maravillosa, gracias por tanto arte y tanta aceptación. Gracias por bailar conmigo la danza de la vida en cualquier lugar.

Gracias M y O por jugar conmigo entre sal y espuma. Gracias por amarme, por dejarte amar y por permitirme escucharte.

Gracias S, por recordarme que yo también tengo ese poder.

 

2 Replies to “Oye mar”

  1. Me encanta!!!!! Acabo de leerte y me han dado ganas de meterme en ese mar y de disfrutar de ese sol! 🙂 Muchas gracias bonita por compartir tus buenos momentos y tu magia! Me encanta la foto por cierto. Echo de menos ese verde aguamarinafríaperomágica.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s