Respirar

Parar.

Respirar.

Si por un instante pudieras dejar de pensar en el dinero que necesitas para comer y vivir o en lo que tienes y/o debes hacer. ¿Podrías de verdad respirar? No hablo de lo que sueles hacer para seguir sobreviviendo, sino, RESPIRAR con mayúsculas. ¿Y si pudieras permitirte integrar todo aquello que has vivido hasta este punto?


Mira por un momento la senda que han creado tus pies hasta llegar a sentir como se apoyan tus plantas en este mismo segundo. Observa que textura te regala el suelo que pisas, con que temperatura te abraza. Imagina que te fundes en ese abrazo, que eres parte de ese suelo, de esa tierra. Cierra los ojos.

Inspira, llénate de vida.

Expira, suelta, vacíate.

Vuélvete a llenar. A tu ritmo. Sin prisas. Todo esta bien.

Vuelves a mirar esa senda y le sonríes, te sonríes. Cada pieza encaja. Todo tiene sentido.

Claridad.

Belleza.

Vida.

Que dulce sensación.

Soy.

Eres.

Somos.

Sin juicios.

Libres.

Ahora dos alas recubren tus pies. Empiezas a volar. Un cosquilleo sube desde los dedos gordos de tus pies hasta los folículos de tu cabello, pasando por cada músculo de tu cuerpo, envolviendo cada célula. Siente la caricia.

Flotas. Sientes como si miles de burbujas explotaran suavemente una tras otra dentro de tu cuerpo.

Eres un globo lleno de amor, lleno de luz.

Deléitate.

Sigue volando.

Todo es posible allá donde la razón no es la dueña.

 



 

-Caterina-

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s